miércoles, 5 de marzo de 2008

En la selva amazónica, la primera mujer y el primer hombre se miraron con curiosidad. Era raro lo que tenían entre las piernas. -- Te han cortado?!-- preguntó el hombre. -- No -- dijo ella --. Siempre he sido así. El la examinó de cerca. Se rascó la cabeza. Allí había una llaga abierta. Dijo: -- No comas yuca, ni plátanos, ni ninguna fruta que se raje al madurar. Yo te curaré. Échate en la hamaca y descansa. Ella obedeció. Con paciencia tragó los menjunjes de hierbas y se dejó aplicar las pomadas y los ungüentos. Tenía que apretar los dientes para no reírse, cuando él le decía: -- No te preocupes. El juego le gustaba, aunque ya empezaba a cansarse de vivir en ayunas y tendida en una hamaca. La memoria de las frutas le hacía agua la boca. Una tarde, el hombre llegó corriendo a través de la floresta. Daba saltos de euforia y gritaba: -- Lo encontré!! Lo encontré!! Acababa de ver al mono curando a la mona en la copa de un árbol. -- Es así -- dijo el hombre, aproximándose a la mujer.

Cuando terminó el largo abrazo, un aroma espeso, de flores y frutas, invadió el aire. De los cuerpos, que yacían juntos, se desprendían vapores y fulgores jamás vistos, y era tanta su hermosura que se morían de vergüenza los soles y los dioses.

***Eduardo Galeano _ El amor***

11 comentarios:

ybris dijo...

Sí, el amor debe de haber comenzado así.
Gracias más a los monos que a la serpiente.
Hay heridas que sólo se pueden curar de una manera.

Evan dijo...

Que ternura!!! :)

Cómo va todo Ali?? Ahora que me acuerdo tengo un mail que responderte, que lo leí cuando volvió mi conexión al mundo y lo dejé para responder más tarde y buehhh, me olvidé... :(

Bsitos ALi!!

Catalina Zentner dijo...

Conocía este texto, ¡es bellísimo!
pura poesía y deliciosa sensualidad.

mia dijo...

Precioso

Gracias por traernos tanta verdad

en página multicolor!

♥♥♥besos♥♥♥

DULCE dijo...

Maravilloso que hayas traido a Galeano a tu blog!!!
Si quieres escribir ciclotimica, no te lo voy a impedir...
Se feliz como se te antoje, yo te querrè igual...
Besos al vapor
Dulce

Xiketä dijo...

Me gusta mucho más esta versión del amor, sinceramente.
La naturalidad al frente de la vida!
Besos

cronopio44 dijo...

Me quedé volando para ti, hace varios posts, y cuando regreso te encuentro rememorando enfermedades ancestrales... Esto no va a ser simple casualidad... Besos sanadores.

¿Escritora o escribidora? dijo...

Inocencia...

Descubrimiento...

La primera vez...

Una gozada!!!

Gizela dijo...

Lindo el texto y bellísima la forma que lo plasmaste...los colores...se respira amor bonito
Feliz día de la mujer, para ti y para todas las mujeres que te acompañan en este lindo blog
Besos Gizz

Mariposa Azul dijo...

No habia leido antes algo asi, me ha gustado, sobre todo por la inocencia que existia en ellos... saludos

caselo dijo...

Galeano, sencillo e inmenso a la vez. Es increíble como logra que el primer acto de amor sea la perfecta conjugación del hombre y la mujer en medio de la naturaleza. De verdad mi paseo por este blog ha sido una experiencia maravillosa. Muchas gracias y hasta pront, un abrazo

Carlos Eduardo